ropa niña

Mantener la ropa tan perfecta como el primer día es una tarea difícil pero no imposible aunque algunas veces lo parezca al tratarse de la ropa de niña o de niño ya que se pasan el día jugando y, lo quieran o no, terminan ensuciando sus prendas con mucha facilidad. En este artículo os daremos unos cuantos consejos para poder lavar la ropa tantas veces como sea necesario conservando el aspecto y la perfección del primer día. Pasemos a ellos.

1) Lava las prendas del revés. Si no queréis perder el color ni los adornitos que puedan tener las prendas de vuestras hijas es la mejor forma de conseguirlo. También es muy importante en el caso de los vaqueros, aunque todos sabemos que cuanta menos agua toquen, conservarán mejor su aspecto y calidad.
2) Clasifica toda tu ropa niño, ropa niña. La mejor manera de lavar ahorrando energía y agua, y por supuesto, sin estropear la ropa es separándola por colores. Separa la ropa blanca y de color claro de la ropa oscura para evitar que alguna prenda destiña y pueda ocasionar manchas en la ropa blanca. Además, procurad lavar las prendas a una temperatura templada, a no ser que la ropa esté muy sucia, entonces, usad temperaturas más altas.
3) Inspecciona siempre la ropa. Algo que siempre se nos olvida es inspeccionar la ropa antes de lavarla. Asegúrate de abrochar los botones, cremalleras, atar cordones, y, sobre todo, asegúrate de que no haya nada en los bolsillos como pañuelos, papeles, para que no dejen ningún resto en la ropa.
4) La ropa delicada en las bolsas de lavado. ¿Qué tipo de prendas delicadas? Si se tratara de prendas de un adulto, estaríamos hablando de sujetadores, prendas con encaje, pero en este caso estamos hablando de la ropa niña por lo que nos referimos a cualquier prenda que lleve muchos detalles que pudieran desprenderse durante el lavado. Al introducir las prendas en las bolsas evitas el roce con las demás prendas por lo que los adornos correrán menos peligro de desprenderse.
5) Sacude la ropa antes y después de secarla. Si lo haces justo antes de colgarla en el tendedero evitarás las arrugas y cuando ésta ya está seca, eliminarás partículas y polvo por lo que facilitarás su plegado y en muchos casos evitarás tener que planchar.